República Dominicana

Presentacion LARIMAIZARED FOSSIL CHARCOAL

CARBON FOSIL LARIMARIZADO

  EN LA SIERRA  BAHORUCO

(PROVINCIA DE BAHORUCO REPUBLICA DOMINICANA)


Las rocas volcánicas que se producen en la República Dominicana están asociadas con el volcanismo del Cretácico Superior. Los afloramientos de la Sierra de Bohoruco, en el suroeste de la República Dominicana, son  rocas basálticas-andesíticas, fuertemente alteradas en la parte superior de la capa como resultado de condiciones hipergénicas y en la parte media como resultado de los procesos hidrotérmicos que acompañan al volcanismo (Zoppis de Sena, 1969). Las series volacánicas consisten en fragmentos de vitroclastos, cristaloclastos y minerales secundarios (calcita, pectolita, prehnita, clorita y esmectita). Algunos vitroclastos se transforman en arcilla de grano fino y minerales serpentinos. Los cristaloclastos (piroxeno y olivino) se pseudomorfizaron en serpentina y carbonatos.

Prospección de las operaciones mineras llevadas a cabo en los últimos años (basadas en un proyecto de la UE, un corredor de varios cientos de metros de largo fue excavado para cortar a través de la serie volcánica) indicó que la roca estaba compuesta de ocho ciclos de erupción, Los ciclos particulares tenían varios metros de grosor cada uno y estaban compuestos de dos zonas principales y distintas

1) Zona de erupción, representada por la roca volcánica picrobasal. En la sección más alta, la roca es fuertemente resistida.

2) Zona de erupción,  compuesta por sedimentos volcánicos de origen piroclástico y material de arcilla, con color marrón-rojo. Constituye una forma de paleo-suelo, ocupada por vegetación entre erupciones.

 En el suelo de esa zona se encuentran fragmentos de árboles (troncos y ramas) caóticamente e irregularmente distribuidos y otras plantas, en diversos grados de carbonización. Se producen dentro de los depósitos volcánicos en la zona de contacto con el techo de la roca volcánica (paleo-suelo)

Debido a las actividades hidrotérmicas que acompañaron las erupciones volcánicas en ciclos particulares (con la penetración de sedimentos a través de soluciones calientes y mineralizadas), tanto la roca basáltica como los sedimentos piroclásticos porosos fueron sometidos a fuertes transformaciones geoquímicas, junto con plantas carbonizadas, seguidas de mineralización secundaria. La mayoría de los minerales primarios (anfíboles, piroxenas, plagioclasas) fueron sometidos a serpentinización y clarificación. Las rocas se cortan con lentes epigenéticas y venas de pectolita azul

Dentro de fuertes series volcánicas alteradas se encuentran fragmentos carbonizados fósiles de troncos y ramas de los árboles que están impregnados con calcita, pectolita con otros minerales (Wagner, et al., 2017). Esta mineralización se conoce comúnmente como larimar (Woodruff, 1986). Desordenados fragmentos de árboles fueron identificados como el carbón litotype de fusina y como un detrity fusinite probablemente derivado de floema. También estableció que el cambium de corcho carbonizado se vio afectado por el proceso de desintegración microbiana (Wagner, et al., 2017). También se encuentran fragmentos carbonizados de hojas y tallos de plantas herbáceas (probablemente hierba). Ciclos de crecimiento estacionalmente mal acentuados, forma de la madera de las células, ubicación y grado de destrucción indican una ocurrencia de árboles tropicales que crecen en las estaciones lluviosa y seca (bosques de monzón). Los datos de reflectancia de fusinita (reflectancia promedio del 2,61%) sugieren que la carbonización de la madera podría alcanzar temperaturas de 480oC a 550oC.

Presentación LARIMAIZARED FOSSIL CHARCOAL
Archivo pdf Descargar (11.57 MB) | 20 de Marzo de 2017